Buscá un lugar bien iluminado.

Sin anteojos ni accesorios.

Ubicá el celular a la altura de la cara.

Mirá la cámara, no la pantalla.